3 de octubre de 2010

On The Rocks

La Patagonia Argentina siempre ha sido uno de los lugares mas codiciados por turistas de todo el mundo que atraídos por sus increíbles paisajes de lagos y montañas, se aventuran a recorrer las áreas más australes del planeta. Uno de los sitios más visitados es sin dudas el Parque Nacional Los Glaciares en el sudoeste de la provincia de Santa Cruz. Esta reserva de 724.000 Ha. consta de 356 glaciares, donde el mas grande e imponente es el Perito Moreno.GLACIAR PERITO MORENO

Este glaciar es uno de los pocos en el mundo que en su lucha contra el calentamiento global todavía no se rinde, no dejando a este fenómeno hacerlo retroceder. Crece a una velocidad promedio de 2 mts por día, los cuales vuelven a precipitarse al lago en aproximadamente la misma cantidad con lo cual se mantiene estable en forma y tamaño. Con un frente de 5 Km. de largo y 60 Mts. de altura se recuesta sobre el lecho del Lago Argentino, de un color verdoso proveniente del deshielo. Pero no solo su imponente tamaño y entorno es lo que genera tanto magnetismo, sino que es digno de uno de los fenómenos más curiosos y sorprendentes del planeta. En su avance el glaciar se interpone entre el Lago Argentino y el Brazo Rico, creando una represa natural obstruyendo el Canal de los Témpanos. De esta forma, se corta el drenaje del lado sur del lago y hace que este eleve su nivel a casi 30 Mts., ejerciendo presión constante sobre los bloques de hielo que por medio de filtraciones comienza erosionando, continúa fracturando, socavando y termina en la estruendosa y explosiva ruptura y precipitación de toneladas blancas de hielos continentales de mas de 60 años de vida (es lo que tarda aproximadamente la nieve precipitada en la cumbre de la montaña en llegar al frente del glaciar), constituyendo uno de los fenómenos naturales mas imponentes del mundo.

Lamentablemente no había ruptura posible en estos días, pero si estaba la posibilidad de realizar una expedición hacia el centro del glaciar, ingresando por uno de sus lados y caminando sobre el durante unas 3 o 4 Hs. Esta claro que no me perdería esta oportunidad y así después de navegar unos minutos y cruzar el Brazo Rico, desembarcamos sobre el lado sur para iniciar la caminata. Luego de aproximadamente una hora, los guías repartieron los crampones (bases metálicas con filosas puntas que se amarran debajo del calzado), elementos indispensables para caminar sobre el hielo. Ya con todo listo nos adentramos en el universo frío y blanco y en una fila ordenada y precisa iniciamos el camino hacia el interior del macizo. La sensación es increíble; muy a pesar de la incomodidad de los crampones y la forma en la que hay que caminar, las imágenes y las siluetas son inimaginables a nuestro alrededor. La superficie del glaciar no es para nada algo uniforme y estamos en constante ascenso y descenso de lomadas, por momentos rodeando grandes fosos y sumideros de más de 60 Mts. de profundidad, pasando por lagunas surrealistas y filosas grietas dignas de la Era del Hielo. El correr del agua por sobre la superficie del glaciar erosiona constantemente y crea canales perfectos de aristas redondeadas que en su camino hacia el lago socavan fosas de tamaños inimaginables de un color azul muy brillante que junto con el blanco hacen que debamos entrecerrar los ojos para que nuestras pestañas los protejan de semejante brillo y luminosidad. Un lugar para estremecernos debe crear sensaciones encontradas entre más de uno de nuestros sentidos. Aquí lo visual es perturbado por lo auditivo, donde el silencio casi absoluto es interrumpido por grandes estruendos provenientes del quiebre de los hielos y su acomodamiento en el empuje de su avance lo que paraliza nuestro andar y nos dirige la mirada hacia el suelo, temerosos de que alguna grieta se abra entre nuestras piernas.HIELOS CONTINENTALES II

Luego de un almuerzo sobre el mismo hielo, comenzamos el retorno, bastante cansador y con mas de una ampolla en los pies. Los crampones que reparten para los turistas no son para nada perfectos ni profesionales (como si lo son los de los guías) y hay que estar reajustándolos constantemente y cuidando de que estos no nos jueguen una mala pasada. Cerca del atardecer estábamos nuevamente en tierra firme, esperando llegar rápidamente al hostal para un baño caliente y descansar los pies de bastante esfuerzo y maltrato. A pesar de habernos sacado los crampones hace más de una hora, todavía la sensación de su amarre permanece y hay que mirarse los pies cada tanto para ver que ya dejaron de estar ahí. Sin embargo, la paz que emanan este tipo de lugares, dejan a uno completo, lleno, absoluto. Lugares que pueden ser contados o vistos en fotos, pero el impacto real solo se da cuando estamos presentes frente a ellos. Lugares dignos del surrealismo puesto en evidencia. Un surrealismo real...

7 de julio de 2010

Espichadisimo

Hablar de una fiesta que dura 10 días no es poca cosa y menos aun si esta se realiza en Córdoba, capital del buen humor y la alegría, y donde la protagonista de la jornada no es mas que una ancestral bebida alcohólica a base de lúpulo, cebada y malta: la cerveza. Como en Munich desde el año 1810, aquí en Villa General Belgrano se celebra el Oktoberfest desde hace ya más de 50 años. Todo el pueblo se prepara para lo que es “su” fiesta y claro esta después de conocerla... podemos decir que es LA FIESTA!!

Llegamos a la Villa temprano en la mañana y luego de con muchísima suerte conseguir lugar en un camping procedimos a armar nuestra carpa, prestada por un amigo. Esta era completamente nueva, incluso en su caja sin abrir, pero al comenzar a armarla nos dimos cuenta que no tenia el sobretecho impermeable… Y ahora? A buscar un corralón de materiales y comprar nylon, sisi, nuestra carpa tapada en nylon parecía más el toldo improvisado de algún vagabundo porteño a lo que debería parecerse... una carpa. De lo que no quedan dudas es que era única y fácilmente reconocible, digo en caso de volver un tanto mareado de la fiesta luego de un día cervecero, era imposible equivocarse de carpa. Implorando a Zeus, dios del cielo que tenga compasión con una posible lluvia, salimos directo hacia las calles en busca del predio y el comienzo de la fiesta.OKTOBERFEST

Cerca de las 11:00hs y encabezado por el Monje Negro comienza el desfile por las calles de todas las colectividades con sus trajes típicos, orquestas y cantos, donde se entremezclan las mascotas de la fiesta y la Reina Nacional de la Cerveza, la cual ya había sido elegida en los días previos a nuestra llegada. Así delegaciones de Alemania, Dinamarca, Escocia, España, Yugoslavia, Grecia, Italia, Armenia y Ucrania entre otras, van ingresando al Parque Cervecero y haciendo su entrada al escenario principal para que a las 12:00hs del mediodía con ya todas las comunidades en escena realizar el acto mas esperado por la muchedumbre; el Espiche. Este consiste en la apertura de un barril de cerveza de la cosecha del año anterior, previo agite del mismo, lo que hace que su apertura luego de una cuenta hasta diez en Alemán, sea una explosión cervezal sobre la cabeza de cientos de personas que se abarrotan frente al escenario con sus chopps en alto. Así repartiendo cerveza del barril, la cual beberla debería según la tradición traer suerte, se da por comenzada la fiesta y la locura del día.

Lo que sigue en el escenario es un constante subir y bajar de las delegaciones, las cuales individualmente ofrecen su música y sus bailes al público presente. En el predio mas de una decena de cervecerías ofrecen sus mas variados productos, los cuales se venden solo a modo draft (tirada), para lo cual cada uno debe tener su propio chopp, los cuales se consiguen en cualquier negocio de la Villa. Los hay de cerámica, vidrio, madera, de 200cc, 500cc y hasta de 1lt de capacidad y suelen ser acompañados de una faja al estilo presidencial, la cual uno se la cuelga de su hombro cruzándole el pecho y en su parte inferior se engancha el mencionado recipiente. Así como si se tratase de un rifle para un soldado, uno siempre tiene listo su chopp para una recarga y un brindis con quien sea que se cruce en el camino. Pero no todo es cerveza en el Oktober ya que al otro lado del predio se levantan distintos puestos de comidas tradicionales alemanas donde podemos encontrar las famosas salchichas con chucrut, las Frankfurt y el delicioso y conocido leber-wurst; y a la hora del los dulces, tortas como el apfelstrudel y la selva negra hacen del deleite de toda la gente.CERVEZA GRATIS

Así, con los vasos cachados de un centenar de brindis y los árboles del predio duplicándose ante nuestra mirada borrosa, llega la noche y se termina la fiesta en el predio, pero no así en la Villa. Varias discotecas e incluso los campings con fiestas organizadas por los propios visitantes siguen de pie con la música bien alta y los ánimos exaltados hasta la salida del sol por la mañana del día siguiente. Nada detiene la fiesta, ni siquiera la lluvia ante la ignorancia de Zeus ante nuestro pedido, hizo que calmaran los ánimos de nadie.

El Oktoberfest es sin dudas una de las mejores fiestas a la cual pueda uno asistir. Es una conjunción de variedad étnica y cultural que abarca desde la gastronomía hasta la música y las artes, donde la principal protagonista es la alegría y la diversión sin fin de mas de 50 mil personas que cada año se acercan a este pueblo de la serranía cordobesa para darle vida y llevarse a cambio algo totalmente impagable: una sonrisa que perdurara por varios días.


17 de junio de 2010

Adrenalina

También llamada epinefrina en su sustitutivo sintético, es una hormona vasoactiva secretada en situaciones de alerta por las glándulas suprarrenales. Es una monoamina catecolamina, simpaticomimética derivada de los aminoácidos fenilalanina y tirosina. Suena a trabalenguas no? Pero cuantas veces hemos escuchado hablar de esta palabra sin siquiera llegar a entender demasiado que es, que hace y para que sirve? La verdad es que lo que menos me interesa es intentar dar una clase de medicina, pero este post es particularmente complicado de explicar en palabras y “adrenalina” es una de las pocas que se me ocurren; por eso mejor entender un poco de que se trata.PRIMER SALTO

Cuando me decidí a saltar en paracaídas fuera del miedo o la duda, estaba la incertidumbre de las sensaciones que esto traía consigo. Porque, cual es la pregunta que todo el mundo hace a alguien que realiza algún deporte extremo? “Que se siente?”. Y la verdad que mas difícil que saltar es explicarlo pero intentemos dar algunos detalles paso por paso. Llegas al lugar, te anotas y mientras esperas que te toque el turno, vas observando como otros valientes preparan sus arneses, suben a la avioneta la cual a los pocos minutos despega y en movimientos circulares asciende hasta lograr la altura deseada desde donde pequeños puntos negros caen como gotas hasta abrir sus paracaídas. Mientras esto sucede es que uno va intentando autoconvencerse de que si todos los anteriores saltaron sin problemas, entonces no es algo tan peligroso como parece. Hasta que llega tu turno; colocarse el arnés, una breve explicación de cómo comportarse en el salto y directo a la avioneta. Esta no posee butacas más que para el piloto y todos los paracaidistas van sentados en el piso, bastante apretados y con caras de susto. Luego de unos 20 minutos ascendiendo notamos que la aeronave baja mucho la velocidad y el instructor que esta más cerca de la puerta dice algo que no es lo más normal que podemos escuchar cuando estamos volando un avión; “voy a abrir la puerta”. Como va a abrir la puerta a 4000 mts de altura…? Esta loco…? Puede ser… pero a eso vinimos… a volar. Se abre la escotilla hacia arriba y un fuerte viento frío comienza a entrar por el orificio. Rápidamente acomodamos los pies sobre un pequeño estribo sobre el tren de aterrizaje y luego de una señal de OK ya estamos en el aire… volando…250 KM/H

La sensación es increíble, el primer instante cuando rompemos la inercia y quedamos completamente en manos de la gravedad cayendo como la manzana de Newton, sentimos un vacío por dentro y un cosquilleo en todo el cuerpo que no es más que la ya mencionada adrenalina. Es que ésta en respuesta a un estimulo provocado por el miedo o una situación de peligro, es segregada por la sangre donde a su vez aumenta la glucosa, por lo que este exceso de azúcar corriendo por las venas es lo que genera estas cosquillas que van desde los pies hasta la cabeza, sintiéndose con mayor fuerza en el centro del pecho. Pero la adrenalina en si no dura mucho y todas estas sensaciones cambian rápidamente cuando la caída logra su mayor velocidad (250 km/h) y los cuerpos se estabilizan boca abajo y de frente a la tierra. Allí la sensación de caída desaparece y comenzamos a sentir que estamos flotando gracias a una gran masa de aire que nos empuja hacia arriba. Pero esto no es cierto y luego de unos 20 o 30 segundos cayendo, un fuerte tirón nos coloca nuevamente en posición vertical, haciéndonos oler la punta de las zapatillas y dándonos la pauta de que nos estamos aproximando al suelo y que el paracaídas esta comenzando a abrirse. De ahí en más toda la velocidad desaparece y la adrenalina se transforma en placer y descanso. Lo que resta es el final del viaje; un suave descenso hacia la tierra, contemplándolo todo desde donde solo los pájaros son capaces de ver las cosas…

Así es un poquito volar…


6 de junio de 2010

Ventana Musical

Hay veces que la ciudad agobia, satura, desgasta y la música, siempre fiel compañera, suele tener la solución a muchas de las cosas de la vida. Uno puede sentirse abandonado, solo, triste, melancólico, y siempre habrá una canción que nos pueda levantar el ánimo y mostrarnos la vida de una manera diferente.

Tenía un poco perdido un disco compilado de reggae que por arte de magia apareció entre algunos papeles en la oficina. Sin darle demasiada importancia lo deje a un lado y unos días después decidí llevarlo conmigo mientras viajaba entre el loco transito porteño y alguna que otra manifestación hacia el centro de Buenos Aires. Bloqueado en la autopista por un accidente, comencé a despreocuparme por llegar tarde a mi destino y a disfrutar un poco mas de la música que estaba escuchando. Sonaba Nonpalidece y entre sus letras una frase quedo resonando en mi cabeza: “…si la ciudad te atrapa, te rodea, agradece tienes la montaña cerca…”, y valla si estaba atrapado. Esa simple frase en medio de una congestión y el agobio de la rutina me hizo en apenas una semana, viajar hacia Sierra de la Ventana, una localidad de no mas de 2000 habitantes, 556km al sur de la Ciudad de Buenos Aires.SIERRA DE LA VENTANA

Parece mentira pero la música influye mucho en la vida cotidiana… o al menos en la mía. Suelo buscar consejos y opiniones en ella, y hasta a veces sin darme cuenta puedo volverme masoquista escuchando temas que no hacen más que profundizar heridas ya abiertas. Así puedo taladrarme la cabeza con Sabina y sus desamores sin sentido; o porque no confundirme escuchando algunos temas de Almafuerte donde los consejos a ser uno mismo en “Se vos”, se vuelven contradictorios en las consecuencias de “Por ser yo”.

De esta manera la música me llevo al relax de las sierras y un pueblo pequeño que me dieron en apenas 3 días el descanso que necesitaba. Sierra de la Ventana posee los cerros mas altos de la provincia de Buenos Aires y tiene la particularidad de que entre su cordón montañoso se encuentre la denominada “Ventana”; una formación rocosa ahuecada que a 1.184 metros de altura forma un orificio de 9 metros de ancho por 11 m de alto.CERRO VENTANA

Protegida dentro del Parque Provincial Ernesto Torquinst, el ascenso a la Ventana debe ser bajo el permiso de los guardaparques, quienes no estaban del todo seguros de dejarme subir debido al frío y a algunas capas de hielo que se suponía podrían llegar a haber en los últimos metros del ascenso. De alguna manera los convencí y antes que se arrepientan de su decisión, ya me encontraba en pleno camino hacia la cima. Luego de aproximadamente una hora, entre los puntos 5 y 6 (el ascenso esta marcado por 10 puntos) venia bajando un guardaparques quien me informo que no se podía seguir debido al hielo y que debería bajar nuevamente. Eso me decepciono bastante ante lo cual le pedí que me dejase descansar un poco para luego comenzar el descenso. Pero mi obstinación pudo más y cuando el oficial desapareció entre algunas rocas, volví a emprender mi camino hacia la cima para alcanzarla unos 45 minutos mas tarde. Desde arriba los paisajes del Valle Ventana son increíbles, pero más increíble aun es la Ventana propiamente dicha. El orificio era mucho mas grande de lo que imaginaba y meterse dentro de él es algo que te genera mas de una duda ante el peligro que representa hacerlo. Al otro lado el precipicio es infinito y cualquier mínimo resbalón me llevaría sin dudas hasta el punto 1 en cuestión de segundos.VALLE VENTANA

Debía regresar rápido antes que el guardaparques se diera cuenta que era mucho tiempo el que se suponía estaba descansando, pero al llegar a la base todo era demasiado obvio y no me dejaron ir hasta luego de dar varias explicaciones, recibir mas de un regaño y pedir las disculpas pertinentes ante mi desobediencia.

Así en apenas tres días entre los cerros de un pueblo que parece dormir la siesta las 24 horas. Un pueblo donde sus calles a veces se aburren de no ser transitadas; un pueblo con una estación donde Serrat podría haberse inspirado para escribir “Penélope”, quien moriría más de una vez antes de ver pasar un tren por ese andén triste y solitario. Un pueblo que me dio la paz suficiente que buscaba para volver a Buenos Aires renovado y con el aire cambiado… el aire de la montaña…

12 de mayo de 2010

Valizeando

Para llegar a Valizas no tomamos justamente por la ruta más adecuada, pero no por eso fue la menos divertida. Salimos hacia el norte por la costa, pasando por el conocido puente de La Barra, el cual cruza el arroyo Maldonado, para desde allí seguir camino hacia San Ignacio, pero luego de algunos kilómetros nos encontramos con que este llegaba a su fin. La única ruta a seguir era un pequeño sendero entoscado que nos conducía hacia el oeste. Sin apuros ni condicionales tomamos esta única opción y nos llevamos la sorpresa de recorrer una ruta bellísima. Pasando por bosques y lomadas con pinos a sus lados como encajonando la ruta, la cual por momentos parecía infinitamente recta, llegamos hasta la Ruta 10; el camino lógico para ir hacia Rocha y El Chuy.RECTA

Así luego de conducir durante poco más de una hora, vimos un cartel que indicaba con una flecha a la derecha: Barra de Valizas. Otro camino de tierra pero de unos pocos kilómetros para adentrarse en el pequeñísimo pueblo de apenas algunas casas que se contarían fácilmente con los porotos que usamos para una partida de truco. Dejamos el auto y caminando entre algunos artesanos llegamos a la playa… desértica… desértica. Muy poca gente y algunas chozas muy malas que suelen alquilar a turistas, los cuales son en un 99% jóvenes.

Barra de Valizas se caracteriza por sus playas con grandes dunas de arena que sumado a lo solitario del lugar hacen que nos sintamos en un verdadero desierto. Infinitos granos de arena fina y amarilla caen hacia el mar el cual es por demás calmo. Son playas ideales para quien practica el sandboard, como así también para el descanso y la paz de poder estar frente al mar completamente solo… Solo el mar, las dunas y uno…

Recorrimos la playa y de tanto caminata el estomago pedía ser alimentado. A la entrada habíamos visto un restaurante que parecía ser uno de los pocos del pueblo; sino el único. Como buen comedor frente al mar debían vender pescado y mariscos y es en estos lugares donde uno nunca cree que pueda comer tan bien como termina comiendo. Si el mismo restaurante lo colocásemos al lado de algún otro de renombre o en alguna calle paqueta de Buenos Aires, seguramente nadie entraría, pero no sabrían lo que se estarían perdiendo… Dicen que las cosas entran por los ojos, pero no siempre hay que hacer caso a esa regla… debemos saber que nos perdemos de disfrutar muchas cosas por fijarnos en su apariencia.DESERTICO III

Debíamos volver, era nuestro último día en Punta del Este y debíamos regresar a Montevideo para tomar nuestro vuelo a Buenos Aires al día siguiente. Así concluyeron los días en el hermano país Charrua, con los objetivos cumplidos y la satisfacción de haber conocido un país al que sin dudas dan ganas de regresar. Por su orden, su gente y su similitud con Argentina; en Uruguay nos sentimos como en casa…

Solo espero que los Uruguayos sientan lo mismo cuando estén en Argentina…

7 de abril de 2010

De Punta a Punta

Posiblemente Punta del Este sea la ciudad más glamorosa y segura de Sudamérica. Elegida por mayoría de famosos y cientos de personalidades del sur del continente, es lugar de veraneo y descanso sobre sus tranquilas playas de arenas claras sobre el Océano Atlántico. A escasos kilómetros hacia el este se encuentra La Barra y San Ignacio, pueblos que alguna vez supieron ser exclusivamente pesqueros y que hoy entregan los terrenos más caros y tranquilos de la península. Hacia el oeste, siguiendo las costas de Playa Mansa, se encuentra Punta Ballena y un poco más alejada, la ciudad de Piriápolis.PUNTA DEL ESTE

Refiriéndonos puntualmente a Punta del Este, no podemos dejar de hablar de Gorlero, su calle principal que recorre la península de sur a norte dejando al este los paradores de Playa Brava (de gran oleaje y arena mas gruesa) y al oeste los de Playa Mansa (como su nombre lo indica de aguas calmas y arena fina). Cientos de familias de alto nivel económico se reúnen en estas playas para disfrutar de tranquilas tardes en el mar, pero como contrapunto a los hoteles de grandes lujos y casinos de nivel internacional, nosotros optamos por el hostal que lleva el nombre de la misma ciudad; Punta del Este, demostrando que no hace falta tener demasiado dinero para estar allí.

En los días que pasamos en la ciudad además de conocer sus calles, playas y edificaciones, también conocimos la noche. Los principales bares y discotecas se encuentran en el puerto donde cientos de yates y grandes embarcaciones descansan en las orillas del mar. Unas tres cuadras repletas de lugares de encuentro para escuchar buena música, y beber algo… aunque un poco caro… pero una cerveza fría siempre esta al alcance de todos. Por otra parte donde si es casi imposible hasta una cerveza es en La Barra, donde los precios son extremadamente altos, y si no hay control… las billeteras se vacían en cuestión de segundos. Así pasando de bar en bar y escuchando algunas bandas en vivo pasaban las noches en Punta… como suelen llamarla.PUNTA NOCTURNA

Decidimos no quedarnos quietos e ir hacia el oeste, pasando primero por Punta Ballena donde se encuentra la famosa obra de arte de Casapueblo, construida por el artista uruguayo Carlos Páez Vilaró. La mayoría sabemos que dentro de la enorme construcción, la cual se puede llegar a equiparar con el estilo de las casas de la costa mediterránea de Santorini, se encuentra un museo y una galería de arte, además de un restaurante y un apart-hotel. Lo que pocos saben, es que el mismo artista es padre de Carlos Miguel, uno de los sobrevivientes del accidente aéreo de los rugbiers del vuelo Fuerza Aérea Uruguaya 571 que se estrello en los Andes en el año 1972. Por si alguno duda… es el mismo accidente del cual se hizo una película que la mayoría de nosotros vimos alguna vez: “Viven”. Casapueblo también alberga un homenaje de Carlitos hacia sus compañeros desaparecidos en el accidente. Pero hablando de su padre, cabe destacar que grandes artistas como Páez Vilaró, no solo se encargan de construir cosas maravillosas, sino de construirlas en lugares imposibles, lugares mágicos desde todo punto de vista. Solo las costas de Punta Ballena nos dan la posibilidad de ver el atardecer sobre su mar de un azul muy intenso, a pesar de estar en el Océano Atlántico, donde estamos acostumbrados a ver amaneceres. Por todo esto y mucho más, Casapueblo es considerada una de las obras de arte más importantes del Uruguay.

Unos kilómetros mas adelante llegamos a Piriápolis, donde bajo mi punto de vista están las mejores playas de la zona. Encajonada entre cerros bajos que forman una bahía, las aguas de este lugar son sumamente calmas y hasta más calidas, y su arena extremadamente fina y blanca puede llegar a confundirse con harina. Como adicional, los morros le dan a los paisajes una imagen diferente y hacen de todo un lugar mucho mas intimo. Por otra parte posee un puerto pesquero no muy grande, pero que debido a algunas formaciones rocosas sobre la bahía, ofrece los mejores mariscos de la zona durante todo el año y sumándole a esto que Piriápolis es bastante mas económico que Punta del Este; es el lugar ideal para comer los mejores platos marinos acompañados de un buen vino.PUERTO II

Así recorrimos de este a oeste la mayor parte posible de Punta y sus ciudades más cercanas. Claro que podríamos haber pasado mucho mas tiempo allí, pero queríamos conocer mas y quedaba poco tiempo… debíamos permanecer en movimiento, y eso es lo que haríamos…

28 de marzo de 2010

La Ley Primera

Nuestro arribo a la capital Uruguaya fue muy temprano en la mañana. Ni siquiera los locales del aeropuerto estaban abiertos y el sol recién comenzaba a despabilarse entre algunas nubes que se abrían a su paso. Rápidamente luego de averiguar cual era la forma mas económica de llegar al centro, tomamos un colectivo y guiándonos con un pequeño mapa de la ciudad, llegamos al hostal que habíamos reservado de antemano, justo frente a la Plaza Independencia en pleno centro montevideano. Los tiempos eran cortos, por lo que dejamos las cosas y salimos hacia la terminal terrestre de Tres Cruces para ya con pasajes a Colonia en mano, poder recorrer el Parque Batlle y Ordóñez y el mítico Estadio Centenario, construido hace mas de 80 años con el único propósito de disputar el primer mundial de futbol profesional de la historia.MONUMENTO DEL FUTBOL

Centrado en el medio del enorme Parque Batlle y Ordóñez, cientos de trabajadores inmigrantes erigieron este estadio en el lapso de 9 meses, para que la elite del futbol mundial tuviera su primer gran chance de encaminar su futuro al negocio multimillonario que es hoy en día el futbol; sin dudas el deporte mas popular del planeta. Acompañado de un amplio campo de deporte dotado de varias canchas auxiliares, una pista de atletismo y el velódromo municipal, el parque es un lugar ideal para hacer caminatas y ejercicio, respirando el aire puro de sus arboledas; pulmón de la urbe uruguaya.

Cerca del mediodía partimos desde la súper organizada terminal de Tres Cruces hacia Colonia del Sacramento, patrimonio histórico del Uruguay. En solo dos horas de bus nos encontrábamos inmersos en plena historia de combates y disputas territoriales en lo que es una ciudad que parece haber detenido sus relojes allá por el 1800 cuando todavía portugueses y españoles se disputaban las costas charruas. Es que Colonia era uno de los puertos latinoamericanos más importantes sobre la costa oriental y por su cercanía con Buenos Aires, hacia que comercialmente fuera hasta más fuerte que Montevideo. Pero finalmente en contrapunto con la Guerra de Malvinas, fueron los británicos quienes liberarían a la ciudad del dominio español, fomentando ideas independentistas del pacto Francisco Miranda – Pophan.

Fortificada con una muralla con cañones y una puerta colgante de entrada; casas de piedra, grandes árboles y calles adoquinadas que alguna vez sufriesen el caminar de tropas europeas; Colonia es una ciudad digna de recorrer y disfrutar. Grupos de jóvenes tocando música de candombe por las calles le dan un aire aun mas folklórico a los parques y las bombillas de los mates recibiendo el beso apasionado de los colonienses sentados sobre la muralla con el caer del sol frente a sus ojos detrás del Río de la Plata, romantizan aun mas el romanticismo natural que posee la ciudad.CALLE DE LOS SUSPIROS II

Era tiempo de regresar a pasar la noche en Montevideo, para despertar al otro día y recorrer algunos edificios históricos y las playas de Pocitos. A pesar de ser playas sobre el aun Río de la Plata, por su proximidad a la desembocadura en el Océano Atlántico, sus aguas azules y bastante salinas son dignas de ser llamadas marinas. La Rambla de Montevideo con sus 22km de extensión recorre un hermoso arco de playas de fina arena clara donde las más conocidas son las de Pocitos, Carrasco y Malvin.

Así, aunque un tanto apresurado, conocimos la capital del país culturalmente más cercano a la Argentina. País con el cual compartimos el río mas ancho del mundo: Río de la Plata; la infusión mas extraña pero la mas gustosa: el mate; la unión histórica del Virreinato del Río de la Plata; el mejor cantante de tango de la historia: Carlos Gardel y la discusión mas estupida y larga jamás conocida, donde los verdaderos culpables y quienes lucran de la ignorancia Sudamericana están en sus casas riéndose de los inconvenientes en nuestros países mientras su fabrica factura millones día a día: BOTNIA!

No en vano lo dijo Martín Fierro: “…los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera, tengan unión verdadera, en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos se pelean, los devoran los de afuera…”

21 de marzo de 2010

Por La Costa Del Candombre

Al volver de Chile la melancolía por lo que quedo atrás y por lo vivido durante esos 34 días fue inevitable. Recordar anécdotas, personajes, lugares, olores; todo me llevaba a imaginarme nuevamente viajando. Así, intentando transformar esa melancolía en gratos recuerdos y porque no proyectos, tome un calendario y busque el próximo feriado disponible para poder realizar alguna salida. Rápidamente me di cuenta que en apenas un mes y medio llegaba Semana Santa, y porque no utilizarla para seguir viviendo aventuras.

La fecha era casi un hecho, solo faltaba definir el destino. No debía ser demasiado lejos, ya que eran pocos días, pero a su vez, quería que fuese algo que no conociera. Lo primero que se me ocurrió fue Uruguay y la manera mas fácil de llegar era en ferry, pero luego de algunas averiguaciones, me entere que las capacidades estaban casi agotadas y solo quedaban lugares en primera clase, con obviamente precios muy elevados. Ir en auto era otro problema, ya que debido a los absurdos inconvenientes por la papelera Botnia en Fray Bentos, había mas de un puente internacional cortado al transito y debía recorrer muchos kilómetros de mas y perder demasiado tiempo. Solo quedaba una opción: el avión. Buscando por Internet encontré una oferta insuperable, y en algunas horas y luego de comentarlo con Quique (un amigo con quien haríamos el viaje), bastaron un par de clicks para transformar un monitor en un pasaje.

Nos las arreglamos para conseguir algunos días mas aparte de los feriados, llegando a la suma de 6 días, que cualquiera creerá que es poco, pero en ese tiempo planeábamos recorrer la costa Uruguaya desde el Río de la Plata casi hasta la frontera con Brasil. El plan estaba terminado; arribar a Montevideo, la capital Uruguaya, tomar un día para ir a Colonia, y luego haciendo base en la lujuriosa Punta Del Este, recorrer esa zona de la costa pasando por sus playas vecinas mas cercanas como Piriápolis, Punta Ballena y La Barra, para por ultimo intentar llegar a Cabo Polonio o a las desérticas playas de Barra de Valizas.
Todo estaba organizado, y lo que no estaba… se organizaría sobre la marcha. Solo restaba esperar que pasen los pocos días que quedaban para pasar nuevamente por un aeropuerto (esta vez el Jorge Newbery), con la mochila al hombro y nuevamente con la aventura a flor de piel…

27 de febrero de 2010

Ausente Sin Aviso

Realmente creo que la mayoria sabia de mi ausencia, pero algunos de los que entran y leen en el blog, no estan enterados de que estoy viajando por el norte de Peru, Ecuador, Colombia y parte de Venezuela.
En si el viaje fue estipulado con tiempo, pero siempre esperando al ultimo momento para postear mis saludos, nunca llegue a avisar publicamente sobre mi ausencia.
En este momento estoy en Bogota, Colombia, luego de haber subido desde Lima, pasando por ciudades como la propia capital Peruana y Mancora en el Peru, Guayaquil, Montanita, Riobamba, Alausi, Banos y Quito en el Ecuador, y ahora comenzando la osadia Colombiana en su centro, Bogota.
Hasta ahora el viaje va de maravillas, salvo por un inconveniente que me tuvo bastante molesto y encerrado en el hostal de Quito por un dia. Estando de viaje hacia esta ciudad ecuatoriana, lo que debia ser solo 3 horas y media, se transformo en un viaje de 7 horas. Un grupo de estudiantes estaban bloqueando la ruta Panamericana, y a pesar de la represion de la policia con gases y balas de goma, estos no cedian, por lo que decidimos cruzar el piquite a pie. Unos 4 o 5 km, donde los manifestantes quemaban neumaticos, habian talado dos eucaliptus, los cuales caian sobre la ruta, y montaron una especie de muro con cientos de piedras bola.
Luego de pasar a pie, tomamos un bus al otro lado, y fue ahi donde paso el imprevisto, de alguna manera se las ingeniaron para cortarme la mochila que llevaba entre mis pies y me sacaron la camara de fotos, con mas de 400 tomas. Los que leen el blog saben de mi "enfermedad fotografica" (jaja), por lo que la impotencia y mi locura me sobrepasaban.
Decidi tranquilizarme y esperar al otro dia a calmarme, y bueno.... aqui estoy en Bogota, calmado y dizfrutando de este viaje maravilloso junto a mi companiero inseparable; Cristian.... Por suerte esta su camara, sus fotos, y ya llamare a la solidaridad de amigos del viaje que de seguro me pasaran algunas de sus fotos en momentos compartidos para yo tener mi recuerdo y tambien poder compartirlas con ustedes.
Bueno.... en si el mensaje era para avisar sobre mi ausencia... a mi regreso a mediados de Marzo, continuaremos con mas historias, y claro que este viaje estara entre ellas, con sus malas y sus buenas, aunque estas ultimas superan a las primeras en abundancia...
Saludos a todos, espero que esten bien y me disculpen no haber avisado antes del viaje a los que no lo sabian...
Que esten bien donde quiera que esten.....

23 de enero de 2010

Resumiendo: Un Viaje En Números

No se si alguien alguna vez se puso a transformar lo cotidiano en números. Si nunca lo hicieron, les digo que depende en que nos basemos para la estadística, esta puede ser bastante sorprendente y hasta en algunos casos frustrante. Por imaginar un caso, pónganse a sumar durante un año, la cantidad de horas que pasaron durmiendo, o el monto en dinero que gastaron por ejemplo en cigarrillos. Si nos ponemos a pensar en nuestro medio de transporte, sepan que al recorrer 60.000km con un auto de u$s 5.000, habremos gastado el mismo valor que pagamos por el vehiculo, pero ahora en nafta. No por nada se pelea tanto en el medio oriente…

Siempre me gustaron las estadísticas y por eso sumando algunos números del viaje, llegue a ciertos resultados del mismo. Fueron exactamente 34 días de mochila por Sudamérica, recorriendo 4 países. 3 días en Argentina, 9 en Bolivia, 17 en Perú y 5 en Chile. Unas 816hs, de las cuales 1h30’ fueron sobre un ferrocarril, 8h25’ sobre lancha o bote, 9h15’ en un avión u avioneta, 136hs en bus, micro, 4x4 o auto; y quien sabe cuantas horas caminando. Esto hace que el 19% del tiempo total del viaje haya estado sobre algún medio de transporte moviéndome de un lado a otro. Viéndolo así todo junto asusta un poco, y eso es lo que suele hacer una estadística; minimizar o maximizar algo al extremo.

Dejando un poco de lado los tiempos, pasemos a las distancias. El recorrido total del viaje fue de aproximadamente 12.200km, de los cuales 100km fueron por agua, 5.860km por aire y 6.240km por tierra. Estos últimos, combinados con el tiempo que llevo recorrerlos, da una velocidad promedio de aproximadamente 45km/h.

Por ultimo, tomemos en cuenta algunos datos del costo de vida en el viaje. Respecto al alojamiento, el valor promedio de una cama fue de u$s 8, donde los extremos fueron u$s 3,50 en la Isla del Sol en Bolivia y u$s 12,50 en Viña del Mar, Chile. En lo relativo a la comida, un almuerzo promedio en un restaurante fue de u$s 7,50 donde no tuve en cuenta los casos en los que la comida me la prepare yo mismo en los hostels, ya que los costos eran bastante menores. Con estos números podemos decir que el costo de vida diario, teniendo en cuenta alojamiento, almuerzo y cena, fue de aproximadamente u$s 23.SUEÑO CUMPLIDO

Resumiendo… podemos decir que con poco dinero y muchas ganas, se pueden recorrer distancias inmensurables. Sin dudas que es mas fácil pagar un all-inclusive y evitarse algunos sacrificios, pero eso no siempre nos garantiza el disfrute del viaje.

No creo que haya una manera correcta de viajar, pero esta no solo me permite conocer mucho más por lo económico, sino también mucho más en lo cultural y aprendizaje tanto de la vida como de uno mismo.

Un consejo… no importa como ni cuando, nunca dudes en viajar…

“Que no roben tus sueños…”

9 de enero de 2010

Y Ya No Fui El Mismo...

Como se dice habitualmente, en las películas siempre ganan los buenos. Los finales son casi siempre felices y si no lo son, generalmente ocultan un: “así debía de ser”. Pero indefectiblemente toda buena película debe tener un buen final, hasta se podría decir que si termina de la mejor manera… casi no importa lo que haya pasado antes. En este sentido mi viaje tuvo un final inmejorable.NERUDA

Isla Negra ni es isla ni es negra. Es un hermoso pueblo chileno a orillas del Océano Pacifico, cargado de pinos y algarrobos y con sus calles de arena y tosca. Allí el poeta chileno Pablo Neruda compro un terreno de 6000 metros cuadrados sobre la playa con una pequeña casa de piedra sobre la cima de una loma, la cual refacciono y modelo a su gusto junto a su tercera esposa Matilde Urrutia. Conociéndose su afición a los barcos y los viajes, Neruda visitaba todo tipo de ventas de antigüedades en cualquier lugar del mundo donde se encuentre y compraba todo tipo de objetos para decorar su residencia. Desde puertas y ventanas, hasta faroles, campanas, anclas y caracoles, y su debilidad; mascarones de proa. Su living esta repleto de estatuas de proa donde el destacado y mas codiciado por el poeta era el busto del filibustero sur Henry Morgan, el cual trajo de Paris y representa en la piratería, la genuina Sociedad de “Los Hermanos de la Costa”. La escultura de madera esta empotrada entre grandes piedras de la pared con un gancho como para abordar una ballena. Pesa toneladas y sin dudas el navío que lo llevo bajo el bauprés debió haber sido uno de cinco mástiles, algo así como el Perla Negra del gran Jack Sparrow. En el otro extremo del living, pegada a la otra pared se encuentra Jenny Lindt, otra de sus estatuas, la cual según la poesía del chileno siempre quiso que se enamorara de Morgan. “Era un amor destinado al fracaso; la muy testaruda se negó a fijarse en Henry, ni de reojo; ella prefiere todavía mirar intensa, fijamente a su mar”.

Pasando por un pasillo de techos bajos, escotillas sobre sus paredes de madera y largas hileras de estantes con una colección de botellas de todas formas y colores, se llega al bar, donde Neruda solía recibir a sus amigos. Este con grandes ventanas que dan al mar, esta decorado con lámparas y pinturas marinas y los muebles fijos en el suelo, como si se tratase de un barco. Atravesando una puerta de redondeada se sale a las terrazas que dan al mar. Sobre el césped descansa casi utópicamente un pequeño velero; Marval de Isla Negra, donde el poeta chileno solía sentarse a leerles sus poesías a sus amigos y tomar whisky y algún que otro vino espumante, para según el; bajarse del Marval mareados, “como si hubiésemos navegado durante horas”. A pocos metros un gran campanario en forma de estrella era utilizado por el “navegante terrestre” para saludar a las tripulaciones en sus navíos que pasaban por las costas del pueblo.

Otra de las salas que me llamo la atención fue la mismísima habitación de Pablo y Matilde. Subiendo por una estrecha escalera caracol, ingresamos a esta por la parte noreste. Al hacerlo lo primero que vemos es una pared casi por completa de vidrio que nos da una panorámica del mar casi perfecta. Con los jardines de la casa a sus pies y el horizonte sobre nuestras narices, notamos la dedicación y el conocimiento arquitectónico que tenia Neruda. Colocada en diagonal y de frente a este gran ventanal se encontraba la cama, la cual Pablo coloco de esta manera para que “el sol salga por sobre mi cabeza y se esconda tras el mar por sobre mis pies”. Simplemente el hecho de imaginarse recostado en esos aposentos contemplando un atardecer, hacen a uno estremecerse.FIN DE VIAJE

Baje del primer piso y salí a los patios de la casa. Antes de abandonar el museo decidí sentarme a descansar frente al mar sobre unos maceteros de piedra. Sentía que me estaba perdiendo de algo, que algo estaba pasando por alto, quería despedirme de Neruda, pero fue Neruda quien se despidió de mí. Sobre una viga de madera que sostenía uno de los balcones de la casa leí una frase que resumió mi viaje en apenas una línea. Con pintura blanca y una letra cursiva casi infantil Neruda dio por finalizada mi osadía. “Regrese de mis viajes. Navegue construyendo la alegría.”. Sin dudas que los viajes cambian a uno y alegran el alma. “Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.”

Por El Mundo © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO