3 de octubre de 2010

On The Rocks

La Patagonia Argentina siempre ha sido uno de los lugares mas codiciados por turistas de todo el mundo que atraídos por sus increíbles paisajes de lagos y montañas, se aventuran a recorrer las áreas más australes del planeta. Uno de los sitios más visitados es sin dudas el Parque Nacional Los Glaciares en el sudoeste de la provincia de Santa Cruz. Esta reserva de 724.000 Ha. consta de 356 glaciares, donde el mas grande e imponente es el Perito Moreno.GLACIAR PERITO MORENO

Este glaciar es uno de los pocos en el mundo que en su lucha contra el calentamiento global todavía no se rinde, no dejando a este fenómeno hacerlo retroceder. Crece a una velocidad promedio de 2 mts por día, los cuales vuelven a precipitarse al lago en aproximadamente la misma cantidad con lo cual se mantiene estable en forma y tamaño. Con un frente de 5 Km. de largo y 60 Mts. de altura se recuesta sobre el lecho del Lago Argentino, de un color verdoso proveniente del deshielo. Pero no solo su imponente tamaño y entorno es lo que genera tanto magnetismo, sino que es digno de uno de los fenómenos más curiosos y sorprendentes del planeta. En su avance el glaciar se interpone entre el Lago Argentino y el Brazo Rico, creando una represa natural obstruyendo el Canal de los Témpanos. De esta forma, se corta el drenaje del lado sur del lago y hace que este eleve su nivel a casi 30 Mts., ejerciendo presión constante sobre los bloques de hielo que por medio de filtraciones comienza erosionando, continúa fracturando, socavando y termina en la estruendosa y explosiva ruptura y precipitación de toneladas blancas de hielos continentales de mas de 60 años de vida (es lo que tarda aproximadamente la nieve precipitada en la cumbre de la montaña en llegar al frente del glaciar), constituyendo uno de los fenómenos naturales mas imponentes del mundo.

Lamentablemente no había ruptura posible en estos días, pero si estaba la posibilidad de realizar una expedición hacia el centro del glaciar, ingresando por uno de sus lados y caminando sobre el durante unas 3 o 4 Hs. Esta claro que no me perdería esta oportunidad y así después de navegar unos minutos y cruzar el Brazo Rico, desembarcamos sobre el lado sur para iniciar la caminata. Luego de aproximadamente una hora, los guías repartieron los crampones (bases metálicas con filosas puntas que se amarran debajo del calzado), elementos indispensables para caminar sobre el hielo. Ya con todo listo nos adentramos en el universo frío y blanco y en una fila ordenada y precisa iniciamos el camino hacia el interior del macizo. La sensación es increíble; muy a pesar de la incomodidad de los crampones y la forma en la que hay que caminar, las imágenes y las siluetas son inimaginables a nuestro alrededor. La superficie del glaciar no es para nada algo uniforme y estamos en constante ascenso y descenso de lomadas, por momentos rodeando grandes fosos y sumideros de más de 60 Mts. de profundidad, pasando por lagunas surrealistas y filosas grietas dignas de la Era del Hielo. El correr del agua por sobre la superficie del glaciar erosiona constantemente y crea canales perfectos de aristas redondeadas que en su camino hacia el lago socavan fosas de tamaños inimaginables de un color azul muy brillante que junto con el blanco hacen que debamos entrecerrar los ojos para que nuestras pestañas los protejan de semejante brillo y luminosidad. Un lugar para estremecernos debe crear sensaciones encontradas entre más de uno de nuestros sentidos. Aquí lo visual es perturbado por lo auditivo, donde el silencio casi absoluto es interrumpido por grandes estruendos provenientes del quiebre de los hielos y su acomodamiento en el empuje de su avance lo que paraliza nuestro andar y nos dirige la mirada hacia el suelo, temerosos de que alguna grieta se abra entre nuestras piernas.HIELOS CONTINENTALES II

Luego de un almuerzo sobre el mismo hielo, comenzamos el retorno, bastante cansador y con mas de una ampolla en los pies. Los crampones que reparten para los turistas no son para nada perfectos ni profesionales (como si lo son los de los guías) y hay que estar reajustándolos constantemente y cuidando de que estos no nos jueguen una mala pasada. Cerca del atardecer estábamos nuevamente en tierra firme, esperando llegar rápidamente al hostal para un baño caliente y descansar los pies de bastante esfuerzo y maltrato. A pesar de habernos sacado los crampones hace más de una hora, todavía la sensación de su amarre permanece y hay que mirarse los pies cada tanto para ver que ya dejaron de estar ahí. Sin embargo, la paz que emanan este tipo de lugares, dejan a uno completo, lleno, absoluto. Lugares que pueden ser contados o vistos en fotos, pero el impacto real solo se da cuando estamos presentes frente a ellos. Lugares dignos del surrealismo puesto en evidencia. Un surrealismo real...

7 de julio de 2010

Espichadisimo

Hablar de una fiesta que dura 10 días no es poca cosa y menos aun si esta se realiza en Córdoba, capital del buen humor y la alegría, y donde la protagonista de la jornada no es mas que una ancestral bebida alcohólica a base de lúpulo, cebada y malta: la cerveza. Como en Munich desde el año 1810, aquí en Villa General Belgrano se celebra el Oktoberfest desde hace ya más de 50 años. Todo el pueblo se prepara para lo que es “su” fiesta y claro esta después de conocerla... podemos decir que es LA FIESTA!!

Llegamos a la Villa temprano en la mañana y luego de con muchísima suerte conseguir lugar en un camping procedimos a armar nuestra carpa, prestada por un amigo. Esta era completamente nueva, incluso en su caja sin abrir, pero al comenzar a armarla nos dimos cuenta que no tenia el sobretecho impermeable… Y ahora? A buscar un corralón de materiales y comprar nylon, sisi, nuestra carpa tapada en nylon parecía más el toldo improvisado de algún vagabundo porteño a lo que debería parecerse... una carpa. De lo que no quedan dudas es que era única y fácilmente reconocible, digo en caso de volver un tanto mareado de la fiesta luego de un día cervecero, era imposible equivocarse de carpa. Implorando a Zeus, dios del cielo que tenga compasión con una posible lluvia, salimos directo hacia las calles en busca del predio y el comienzo de la fiesta.OKTOBERFEST

Cerca de las 11:00hs y encabezado por el Monje Negro comienza el desfile por las calles de todas las colectividades con sus trajes típicos, orquestas y cantos, donde se entremezclan las mascotas de la fiesta y la Reina Nacional de la Cerveza, la cual ya había sido elegida en los días previos a nuestra llegada. Así delegaciones de Alemania, Dinamarca, Escocia, España, Yugoslavia, Grecia, Italia, Armenia y Ucrania entre otras, van ingresando al Parque Cervecero y haciendo su entrada al escenario principal para que a las 12:00hs del mediodía con ya todas las comunidades en escena realizar el acto mas esperado por la muchedumbre; el Espiche. Este consiste en la apertura de un barril de cerveza de la cosecha del año anterior, previo agite del mismo, lo que hace que su apertura luego de una cuenta hasta diez en Alemán, sea una explosión cervezal sobre la cabeza de cientos de personas que se abarrotan frente al escenario con sus chopps en alto. Así repartiendo cerveza del barril, la cual beberla debería según la tradición traer suerte, se da por comenzada la fiesta y la locura del día.

Lo que sigue en el escenario es un constante subir y bajar de las delegaciones, las cuales individualmente ofrecen su música y sus bailes al público presente. En el predio mas de una decena de cervecerías ofrecen sus mas variados productos, los cuales se venden solo a modo draft (tirada), para lo cual cada uno debe tener su propio chopp, los cuales se consiguen en cualquier negocio de la Villa. Los hay de cerámica, vidrio, madera, de 200cc, 500cc y hasta de 1lt de capacidad y suelen ser acompañados de una faja al estilo presidencial, la cual uno se la cuelga de su hombro cruzándole el pecho y en su parte inferior se engancha el mencionado recipiente. Así como si se tratase de un rifle para un soldado, uno siempre tiene listo su chopp para una recarga y un brindis con quien sea que se cruce en el camino. Pero no todo es cerveza en el Oktober ya que al otro lado del predio se levantan distintos puestos de comidas tradicionales alemanas donde podemos encontrar las famosas salchichas con chucrut, las Frankfurt y el delicioso y conocido leber-wurst; y a la hora del los dulces, tortas como el apfelstrudel y la selva negra hacen del deleite de toda la gente.CERVEZA GRATIS

Así, con los vasos cachados de un centenar de brindis y los árboles del predio duplicándose ante nuestra mirada borrosa, llega la noche y se termina la fiesta en el predio, pero no así en la Villa. Varias discotecas e incluso los campings con fiestas organizadas por los propios visitantes siguen de pie con la música bien alta y los ánimos exaltados hasta la salida del sol por la mañana del día siguiente. Nada detiene la fiesta, ni siquiera la lluvia ante la ignorancia de Zeus ante nuestro pedido, hizo que calmaran los ánimos de nadie.

El Oktoberfest es sin dudas una de las mejores fiestas a la cual pueda uno asistir. Es una conjunción de variedad étnica y cultural que abarca desde la gastronomía hasta la música y las artes, donde la principal protagonista es la alegría y la diversión sin fin de mas de 50 mil personas que cada año se acercan a este pueblo de la serranía cordobesa para darle vida y llevarse a cambio algo totalmente impagable: una sonrisa que perdurara por varios días.


17 de junio de 2010

Adrenalina

También llamada epinefrina en su sustitutivo sintético, es una hormona vasoactiva secretada en situaciones de alerta por las glándulas suprarrenales. Es una monoamina catecolamina, simpaticomimética derivada de los aminoácidos fenilalanina y tirosina. Suena a trabalenguas no? Pero cuantas veces hemos escuchado hablar de esta palabra sin siquiera llegar a entender demasiado que es, que hace y para que sirve? La verdad es que lo que menos me interesa es intentar dar una clase de medicina, pero este post es particularmente complicado de explicar en palabras y “adrenalina” es una de las pocas que se me ocurren; por eso mejor entender un poco de que se trata.PRIMER SALTO

Cuando me decidí a saltar en paracaídas fuera del miedo o la duda, estaba la incertidumbre de las sensaciones que esto traía consigo. Porque, cual es la pregunta que todo el mundo hace a alguien que realiza algún deporte extremo? “Que se siente?”. Y la verdad que mas difícil que saltar es explicarlo pero intentemos dar algunos detalles paso por paso. Llegas al lugar, te anotas y mientras esperas que te toque el turno, vas observando como otros valientes preparan sus arneses, suben a la avioneta la cual a los pocos minutos despega y en movimientos circulares asciende hasta lograr la altura deseada desde donde pequeños puntos negros caen como gotas hasta abrir sus paracaídas. Mientras esto sucede es que uno va intentando autoconvencerse de que si todos los anteriores saltaron sin problemas, entonces no es algo tan peligroso como parece. Hasta que llega tu turno; colocarse el arnés, una breve explicación de cómo comportarse en el salto y directo a la avioneta. Esta no posee butacas más que para el piloto y todos los paracaidistas van sentados en el piso, bastante apretados y con caras de susto. Luego de unos 20 minutos ascendiendo notamos que la aeronave baja mucho la velocidad y el instructor que esta más cerca de la puerta dice algo que no es lo más normal que podemos escuchar cuando estamos volando un avión; “voy a abrir la puerta”. Como va a abrir la puerta a 4000 mts de altura…? Esta loco…? Puede ser… pero a eso vinimos… a volar. Se abre la escotilla hacia arriba y un fuerte viento frío comienza a entrar por el orificio. Rápidamente acomodamos los pies sobre un pequeño estribo sobre el tren de aterrizaje y luego de una señal de OK ya estamos en el aire… volando…250 KM/H

La sensación es increíble, el primer instante cuando rompemos la inercia y quedamos completamente en manos de la gravedad cayendo como la manzana de Newton, sentimos un vacío por dentro y un cosquilleo en todo el cuerpo que no es más que la ya mencionada adrenalina. Es que ésta en respuesta a un estimulo provocado por el miedo o una situación de peligro, es segregada por la sangre donde a su vez aumenta la glucosa, por lo que este exceso de azúcar corriendo por las venas es lo que genera estas cosquillas que van desde los pies hasta la cabeza, sintiéndose con mayor fuerza en el centro del pecho. Pero la adrenalina en si no dura mucho y todas estas sensaciones cambian rápidamente cuando la caída logra su mayor velocidad (250 km/h) y los cuerpos se estabilizan boca abajo y de frente a la tierra. Allí la sensación de caída desaparece y comenzamos a sentir que estamos flotando gracias a una gran masa de aire que nos empuja hacia arriba. Pero esto no es cierto y luego de unos 20 o 30 segundos cayendo, un fuerte tirón nos coloca nuevamente en posición vertical, haciéndonos oler la punta de las zapatillas y dándonos la pauta de que nos estamos aproximando al suelo y que el paracaídas esta comenzando a abrirse. De ahí en más toda la velocidad desaparece y la adrenalina se transforma en placer y descanso. Lo que resta es el final del viaje; un suave descenso hacia la tierra, contemplándolo todo desde donde solo los pájaros son capaces de ver las cosas…

Así es un poquito volar…


6 de junio de 2010

Ventana Musical

Hay veces que la ciudad agobia, satura, desgasta y la música, siempre fiel compañera, suele tener la solución a muchas de las cosas de la vida. Uno puede sentirse abandonado, solo, triste, melancólico, y siempre habrá una canción que nos pueda levantar el ánimo y mostrarnos la vida de una manera diferente.

Tenía un poco perdido un disco compilado de reggae que por arte de magia apareció entre algunos papeles en la oficina. Sin darle demasiada importancia lo deje a un lado y unos días después decidí llevarlo conmigo mientras viajaba entre el loco transito porteño y alguna que otra manifestación hacia el centro de Buenos Aires. Bloqueado en la autopista por un accidente, comencé a despreocuparme por llegar tarde a mi destino y a disfrutar un poco mas de la música que estaba escuchando. Sonaba Nonpalidece y entre sus letras una frase quedo resonando en mi cabeza: “…si la ciudad te atrapa, te rodea, agradece tienes la montaña cerca…”, y valla si estaba atrapado. Esa simple frase en medio de una congestión y el agobio de la rutina me hizo en apenas una semana, viajar hacia Sierra de la Ventana, una localidad de no mas de 2000 habitantes, 556km al sur de la Ciudad de Buenos Aires.SIERRA DE LA VENTANA

Parece mentira pero la música influye mucho en la vida cotidiana… o al menos en la mía. Suelo buscar consejos y opiniones en ella, y hasta a veces sin darme cuenta puedo volverme masoquista escuchando temas que no hacen más que profundizar heridas ya abiertas. Así puedo taladrarme la cabeza con Sabina y sus desamores sin sentido; o porque no confundirme escuchando algunos temas de Almafuerte donde los consejos a ser uno mismo en “Se vos”, se vuelven contradictorios en las consecuencias de “Por ser yo”.

De esta manera la música me llevo al relax de las sierras y un pueblo pequeño que me dieron en apenas 3 días el descanso que necesitaba. Sierra de la Ventana posee los cerros mas altos de la provincia de Buenos Aires y tiene la particularidad de que entre su cordón montañoso se encuentre la denominada “Ventana”; una formación rocosa ahuecada que a 1.184 metros de altura forma un orificio de 9 metros de ancho por 11 m de alto.CERRO VENTANA

Protegida dentro del Parque Provincial Ernesto Torquinst, el ascenso a la Ventana debe ser bajo el permiso de los guardaparques, quienes no estaban del todo seguros de dejarme subir debido al frío y a algunas capas de hielo que se suponía podrían llegar a haber en los últimos metros del ascenso. De alguna manera los convencí y antes que se arrepientan de su decisión, ya me encontraba en pleno camino hacia la cima. Luego de aproximadamente una hora, entre los puntos 5 y 6 (el ascenso esta marcado por 10 puntos) venia bajando un guardaparques quien me informo que no se podía seguir debido al hielo y que debería bajar nuevamente. Eso me decepciono bastante ante lo cual le pedí que me dejase descansar un poco para luego comenzar el descenso. Pero mi obstinación pudo más y cuando el oficial desapareció entre algunas rocas, volví a emprender mi camino hacia la cima para alcanzarla unos 45 minutos mas tarde. Desde arriba los paisajes del Valle Ventana son increíbles, pero más increíble aun es la Ventana propiamente dicha. El orificio era mucho mas grande de lo que imaginaba y meterse dentro de él es algo que te genera mas de una duda ante el peligro que representa hacerlo. Al otro lado el precipicio es infinito y cualquier mínimo resbalón me llevaría sin dudas hasta el punto 1 en cuestión de segundos.VALLE VENTANA

Debía regresar rápido antes que el guardaparques se diera cuenta que era mucho tiempo el que se suponía estaba descansando, pero al llegar a la base todo era demasiado obvio y no me dejaron ir hasta luego de dar varias explicaciones, recibir mas de un regaño y pedir las disculpas pertinentes ante mi desobediencia.

Así en apenas tres días entre los cerros de un pueblo que parece dormir la siesta las 24 horas. Un pueblo donde sus calles a veces se aburren de no ser transitadas; un pueblo con una estación donde Serrat podría haberse inspirado para escribir “Penélope”, quien moriría más de una vez antes de ver pasar un tren por ese andén triste y solitario. Un pueblo que me dio la paz suficiente que buscaba para volver a Buenos Aires renovado y con el aire cambiado… el aire de la montaña…

12 de mayo de 2010

Valizeando

Para llegar a Valizas no tomamos justamente por la ruta más adecuada, pero no por eso fue la menos divertida. Salimos hacia el norte por la costa, pasando por el conocido puente de La Barra, el cual cruza el arroyo Maldonado, para desde allí seguir camino hacia San Ignacio, pero luego de algunos kilómetros nos encontramos con que este llegaba a su fin. La única ruta a seguir era un pequeño sendero entoscado que nos conducía hacia el oeste. Sin apuros ni condicionales tomamos esta única opción y nos llevamos la sorpresa de recorrer una ruta bellísima. Pasando por bosques y lomadas con pinos a sus lados como encajonando la ruta, la cual por momentos parecía infinitamente recta, llegamos hasta la Ruta 10; el camino lógico para ir hacia Rocha y El Chuy.RECTA

Así luego de conducir durante poco más de una hora, vimos un cartel que indicaba con una flecha a la derecha: Barra de Valizas. Otro camino de tierra pero de unos pocos kilómetros para adentrarse en el pequeñísimo pueblo de apenas algunas casas que se contarían fácilmente con los porotos que usamos para una partida de truco. Dejamos el auto y caminando entre algunos artesanos llegamos a la playa… desértica… desértica. Muy poca gente y algunas chozas muy malas que suelen alquilar a turistas, los cuales son en un 99% jóvenes.

Barra de Valizas se caracteriza por sus playas con grandes dunas de arena que sumado a lo solitario del lugar hacen que nos sintamos en un verdadero desierto. Infinitos granos de arena fina y amarilla caen hacia el mar el cual es por demás calmo. Son playas ideales para quien practica el sandboard, como así también para el descanso y la paz de poder estar frente al mar completamente solo… Solo el mar, las dunas y uno…

Recorrimos la playa y de tanto caminata el estomago pedía ser alimentado. A la entrada habíamos visto un restaurante que parecía ser uno de los pocos del pueblo; sino el único. Como buen comedor frente al mar debían vender pescado y mariscos y es en estos lugares donde uno nunca cree que pueda comer tan bien como termina comiendo. Si el mismo restaurante lo colocásemos al lado de algún otro de renombre o en alguna calle paqueta de Buenos Aires, seguramente nadie entraría, pero no sabrían lo que se estarían perdiendo… Dicen que las cosas entran por los ojos, pero no siempre hay que hacer caso a esa regla… debemos saber que nos perdemos de disfrutar muchas cosas por fijarnos en su apariencia.DESERTICO III

Debíamos volver, era nuestro último día en Punta del Este y debíamos regresar a Montevideo para tomar nuestro vuelo a Buenos Aires al día siguiente. Así concluyeron los días en el hermano país Charrua, con los objetivos cumplidos y la satisfacción de haber conocido un país al que sin dudas dan ganas de regresar. Por su orden, su gente y su similitud con Argentina; en Uruguay nos sentimos como en casa…

Solo espero que los Uruguayos sientan lo mismo cuando estén en Argentina…

Por El Mundo © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO