3 de octubre de 2010

On The Rocks

La Patagonia Argentina siempre ha sido uno de los lugares mas codiciados por turistas de todo el mundo que atraídos por sus increíbles paisajes de lagos y montañas, se aventuran a recorrer las áreas más australes del planeta. Uno de los sitios más visitados es sin dudas el Parque Nacional Los Glaciares en el sudoeste de la provincia de Santa Cruz. Esta reserva de 724.000 Ha. consta de 356 glaciares, donde el mas grande e imponente es el Perito Moreno.GLACIAR PERITO MORENO

Este glaciar es uno de los pocos en el mundo que en su lucha contra el calentamiento global todavía no se rinde, no dejando a este fenómeno hacerlo retroceder. Crece a una velocidad promedio de 2 mts por día, los cuales vuelven a precipitarse al lago en aproximadamente la misma cantidad con lo cual se mantiene estable en forma y tamaño. Con un frente de 5 Km. de largo y 60 Mts. de altura se recuesta sobre el lecho del Lago Argentino, de un color verdoso proveniente del deshielo. Pero no solo su imponente tamaño y entorno es lo que genera tanto magnetismo, sino que es digno de uno de los fenómenos más curiosos y sorprendentes del planeta. En su avance el glaciar se interpone entre el Lago Argentino y el Brazo Rico, creando una represa natural obstruyendo el Canal de los Témpanos. De esta forma, se corta el drenaje del lado sur del lago y hace que este eleve su nivel a casi 30 Mts., ejerciendo presión constante sobre los bloques de hielo que por medio de filtraciones comienza erosionando, continúa fracturando, socavando y termina en la estruendosa y explosiva ruptura y precipitación de toneladas blancas de hielos continentales de mas de 60 años de vida (es lo que tarda aproximadamente la nieve precipitada en la cumbre de la montaña en llegar al frente del glaciar), constituyendo uno de los fenómenos naturales mas imponentes del mundo.

Lamentablemente no había ruptura posible en estos días, pero si estaba la posibilidad de realizar una expedición hacia el centro del glaciar, ingresando por uno de sus lados y caminando sobre el durante unas 3 o 4 Hs. Esta claro que no me perdería esta oportunidad y así después de navegar unos minutos y cruzar el Brazo Rico, desembarcamos sobre el lado sur para iniciar la caminata. Luego de aproximadamente una hora, los guías repartieron los crampones (bases metálicas con filosas puntas que se amarran debajo del calzado), elementos indispensables para caminar sobre el hielo. Ya con todo listo nos adentramos en el universo frío y blanco y en una fila ordenada y precisa iniciamos el camino hacia el interior del macizo. La sensación es increíble; muy a pesar de la incomodidad de los crampones y la forma en la que hay que caminar, las imágenes y las siluetas son inimaginables a nuestro alrededor. La superficie del glaciar no es para nada algo uniforme y estamos en constante ascenso y descenso de lomadas, por momentos rodeando grandes fosos y sumideros de más de 60 Mts. de profundidad, pasando por lagunas surrealistas y filosas grietas dignas de la Era del Hielo. El correr del agua por sobre la superficie del glaciar erosiona constantemente y crea canales perfectos de aristas redondeadas que en su camino hacia el lago socavan fosas de tamaños inimaginables de un color azul muy brillante que junto con el blanco hacen que debamos entrecerrar los ojos para que nuestras pestañas los protejan de semejante brillo y luminosidad. Un lugar para estremecernos debe crear sensaciones encontradas entre más de uno de nuestros sentidos. Aquí lo visual es perturbado por lo auditivo, donde el silencio casi absoluto es interrumpido por grandes estruendos provenientes del quiebre de los hielos y su acomodamiento en el empuje de su avance lo que paraliza nuestro andar y nos dirige la mirada hacia el suelo, temerosos de que alguna grieta se abra entre nuestras piernas.HIELOS CONTINENTALES II

Luego de un almuerzo sobre el mismo hielo, comenzamos el retorno, bastante cansador y con mas de una ampolla en los pies. Los crampones que reparten para los turistas no son para nada perfectos ni profesionales (como si lo son los de los guías) y hay que estar reajustándolos constantemente y cuidando de que estos no nos jueguen una mala pasada. Cerca del atardecer estábamos nuevamente en tierra firme, esperando llegar rápidamente al hostal para un baño caliente y descansar los pies de bastante esfuerzo y maltrato. A pesar de habernos sacado los crampones hace más de una hora, todavía la sensación de su amarre permanece y hay que mirarse los pies cada tanto para ver que ya dejaron de estar ahí. Sin embargo, la paz que emanan este tipo de lugares, dejan a uno completo, lleno, absoluto. Lugares que pueden ser contados o vistos en fotos, pero el impacto real solo se da cuando estamos presentes frente a ellos. Lugares dignos del surrealismo puesto en evidencia. Un surrealismo real...

Por El Mundo © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO